fbpx

Pemex envió a la atmósfera 50.8 por ciento más gas en el primer trimestre de este año respecto al mismo periodo del 2020 y alcanzó el mayor promedio registrado en los últimos 12 años.

En promedio, en el periodo enero-marzo del 2021 se liberaron al ambiente 712 millones de pies cúbicos diarios de gas, la cifra más alta registrada para cualquier trimestre desde el periodo julio-septiembre del 2009, cuando fue de mil 97.

En cuanto a la proporción de gas total que fue desaprovechado, el último reporte de Pemex refiere que pasó de 9.7 por ciento en el primer trimestre del 2020 a 14.9 en el mismo periodo de este año.

El desperdicio de gas natural es de gran relevancia tomando en cuenta que la producción nacional de este hidrocarburo es baja y México importa el 96 por ciento del gas que consume, sin considerar a Pemex.

Jorge Sierra, especialista independiente del sector energético, explicó que en el proceso de explotación de un yacimiento se obtienen líquidos y gases, y la capacidad de aprovechamiento depende de la infraestructura que se tenga para separar el gas natural de otros gases y trasladarlos o reinyectarlos.

“Si la producción rebasa la capacidad de tratamiento se ven forzados a quemar o liberar más gas a la atmósfera.”

“La presión que tiene Pemex por incrementar, o al menos mantener la producción de crudo, hace que continúen operando pozos que tienen una relación gas-aceite muy alta y en algunos casos continúan operando pozos en donde la producción de gas es mayor que la de líquidos”.

Del mismo modo, el metano, sustancia principal del gas natural,  y sus emisiones contribuyen a la contaminación del aire y al calentamiento global.

Un estudio reciente elaborado por científicos del Fondo para la Defensa Ambiental y Centros de investigación señala que se han observado niveles excepcionalmente altos de contaminación por metano que escapa de las instalaciones de hidrocarburos en Chiapas, Tabasco, Veracruz y la costa de Campeche.

“Las emisiones procedían principalmente de la quema de gas natural no utilizado a raíz de una infraestructura ineficiente en el sector hidrocarburos”, refiere el estudio.

El metano, expone, es un potente gas de efecto invernadero, con un potencial de calentamiento global que genera un impacto 80 veces mayor que el dióxido de carbono.

En Estados Unidos, la industria petrolera liberó a la atmósfera mil 475 millones de pies cúbicos diarios en el 2019 (último dato disponible), equivalente al 1.3 por ciento de la producción total de gas natural, de acuerdo con datos de la Administración de Información Energética.

FUENTE: REFORMA.COM

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.