fbpx

El grupo mayoritario de Morena en la Cámara de Diputados se impuso en la pugna por los órganos internos de gobierno y de control político y económico con un primer gran pacto con el PRI y que desplazó al PAN.

Ante el rechazo entre los partidos aliados de la 4T de dar, el primer año, la presidencia de la Junta de Coordinación Política al coordinador del grupo parlamentario del PAN, Jorge Romero Herrera, el líder de Morena, Ignacio Mier Velazco, pactó con la oposición dejar esta presidencia el primer año al coordinador del PRI, Rubén Moreira Valdez, el segundo año a Morena y el tercero y último, en 2024, al PAN.

Se acordó también que este primer año Morena tendrá la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara baja, con Sergio Gutiérrez; el segundo el PAN, con Santiago Creel, y el tercero el PRI, con quien defina.

Por orden descendente y de acuerdo con el reglamento, si Morena inicia en la presidencia de la Mesa Directiva este año, el PAN debería presidir la Junta de Coordinación Política –por ser la segunda fuerza– pero los panistas aceptaron la condición de Morena de que su turno fuera hasta el tercer año.

En conferencia, los coordinadores de la coalición Va por México anunciaron el acuerdo y reconocieron la disposición del jefe de la bancada de Morena “al diálogo y a los acuerdos”, ya que con esta decisión se destrabó la pugna y se pudo instalar, con toda la formalidad y sin sobresaltos, la cámara, elegir a la Mesa Directiva, con Sergio Gutiérrez como presidente –con 491 votos a favor y una abstención (el primer día ya faltaron ocho)–, y la Junta de Coordinación, encabezada por el PRI.

Con lo anterior, la nueva cámara podrá iniciar sus trabajos a partir del 1 de septiembre, ya con los últimos ajustes ordenados por el Tribunal Electoral para la composición precisa de los siete grupos parlamentarios, tanto en números de cada una de las bancadas como en materia de paridad de género del pleno: 250 hombres y 250 mujeres. Morena con 198 curules, PAN 114, PRI 71, PVEM 43, PT 37, MC 23 y PRD 14.

Aunque con la inconformidad de algunos legisladores panistas, el propio líder nacional del PAN, Marko Cortés, acudió hasta la sede del Palacio Legislativo para  convencer a sus legisladores de la decisión tomada en favor del PRI. Cortés coincidió en San Lázaro con el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno, y la secretaria  general del CEN del tricolor, Carolina Viggiano, quienes se aseguraron una curul y acudieron a rendir su protesta legal.

El panista Jorge Romero justificó la decisión y argumentó que “habrá una rotatividad de la Mesa Directiva y habrá una rotatividad en la Junta de Coordinación Política”, y “aunque cada uno de los grupos parlamentarios tendrá su propia agenda, también existe y existirá, y defenderemos entre los tres, una agenda legislativa común, transversal”. “No va a haber ninguna acción que pueda romper con esta alianza y estamos contentos”, sostuvo.

El priista Rubén Moreira expresó que “para nada” la decisión no fue a cambio de votar a favor de reformas del Presidente: “Nosotros queremos construir con todos, esta decisión es sólo para los trabajos políticos y administrativos, confiamos en la palabra de Morena”.

Confió también en el acuerdo con Morena de que no habrá “megabancadas” ni inflará su bancada con diputados de sus aliados. “Tenemos un acuerdo claro de que como llegamos a la Cámara vamos a actuar, y eso es lo que permite que cada año tengamos Mesa Directiva y Junta de Coordinación”, explicó.

 

Fuente: Nación 321

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.