fbpx

Al outsourcing en México hay que darle un enfoque positivo no negativo. Lo que se requiere es una mejor regulación. Ir por una mejor fiscalización para enriquecer y perfeccionar esta figura y pensar en los trabajadores que dependen de la Subcontratación, estimó Miguel Pérez García, presidente de la Confederación Mundial de Empleo en América Latina (WEC).

Acabar con la subcontratación, es ir en contracorriente de lo que está sucediendo en el mundo entero. Desde fuera uno la ve nociva y negativa para una realidad y mercados que lo que están necesitando es flexibilización. Se trata de formalizar y no prohibir porque esto generaría informalidad y se perderían 5 millones de empleos que están en la outsourcing

Según datos del Colmex, refirió, la tercerización ha contribuido a disminuir la informalidad de un 33% a un 22% y si se le da un apoyo mayor, bien enfocada, contribuirá a acabar con ella.

La subcontratación da respuesta efectiva a las necesidades de los mercados cambiantes. Por ejemplo, en la pandemia, este esquema está jugando un papel importantísimo en el desarrollo de las economías en materia de recursos humanos, dijo durante su participación en el Foro Impacto de la Subcontratación en la Economía, organizado por The American Society of Mexico.

“En América Latina la outsourcing ha dado una respuesta muy importante a las cambiantes economías. Estamos hablando que hay más de 10 millones de personas bajo este esquema con condiciones de trabajo decente y con todos los recursos legales debidamente formalizados como lo promueve la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Creo que se deben fomentar este tipo de figuras”, aseguró.

Este esquema tiene una connotación y reconocimiento internacional y la mayoría de los países en el mundo cuentan con regulaciones oficiales sobre este tema, dijo.

La misma OIT, en el convenio 181 del año 1997 en la recomendación 188, reconoce oficialmente la subcontratación a nivel mundial bajo la denominación de agencias de empleo privadas y en muchos países se ha promovido para que se acoja este convenio y formalizar la figura.

En países latinoamericanos, dijo, la figura se promueve entre sectores como el transporte, turismo, agrícola, actividades de gobierno, como una manera de hacerlos más dinámicos en este mundo económico cambiant

 

En España hace algunos años se prohibió la subcontratación lo que trajo un impacto negativo a su economía e informalidad laboral. Se tuvo que volver de manera oficial a un esquema regulado de subcontratación.

Entonces, en México, hay que ir por un pacto por el trabajo decente de acuerdo con los lineamientos de la OIT y no por la vía negativa de prohibir el outsourcing. Y es que esta figura está dando respuesta eficaz a las necesidades de la economía y del trabajo. Miles de personas han tenido su primera experiencia laboral a través de la tercerización, que hubiera sido muy difícil a través de otro mecanismo.

 

 

FUENTE: LATINUS.US

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.