fbpx

Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado (Jucopo), aseguró este viernes que el presidente Andrés Manuel López Obrador “no admite ni acepta ningún tipo de desviación”.

Lo anterior al ser cuestionado sobre el caso del hijo del mandatario, José Ramón López Beltrán, quien vivió en una casa en HoustonTexas, propiedad de un exdirectivo de Baker Hughes, empresa que tiene contratos con Petróleos Mexicanos (Pemex).

“Los conozco a los tres, a Gonzalo, el más chico, a Andrés y a José Ramón. Conocí a su esposa, a su primer esposa, Rocío, y conozco a su segunda esposa, Beatriz, y él es muy estricto con todo este tipo de cosas, yo lo conozco, es impresionantemente congruente, y no admite ni acepta ningún tipo de desviación”, dijo Monreal en conferencia de prensa.

Sin embargo, el senador recordó que el mismo presidente López Obrador dijo, antes de asumir la presidencia, que él sólo respondería por sus acciones, y no por las de su familia.

En el programa de Loret Capítulo 69Latinus y MCCI revelaron que según registros de la propiedad del condado texano de Montgomery, en 2019 y 2020 el hijo del presidente y su esposa vivieron en una casa que pertenecía a Schilling, quien fue alto ejecutivo de Baker Hughes.

La investigación muestra que la compañía petrolera tiene contratos vigentes con el gobierno de López Obrador por más de 151 millones de dólares en obras para Pemex y que además, hoy vende compresores y turbinas para la nueva refinería de Dos Bocas.

Al respecto, Monreal calificó la investigación como parte de “una serie de ataques al presidente normales”.

Por la mañana, el presidente López Obrador se refirió nuevamente a la investigación (en específico a la denuncia de hechos que presentó Acción Nacional ante la FGR), y aseguró que “obvio no hay nada ilegal”.

 

 

 

Fuente: Latinus

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.