fbpx

La respuesta de la sociedad al centro de acopio recientemente establecido por el Ayuntamiento de Cuernavaca ha sido notablemente baja en los últimos cinco días, podría deberse a la creciente desconfianza hacia el alcalde José Luis Urióstegui Salgado.

Hace unos meses, una encuesta presentada por la firma Massive Caller en julio arrojó resultados preocupantes en cuanto a la aprobación del alcalde Urióstegui, de acuerdo con la encuesta, el funcionario se encuentra entre los 20 alcaldes menos aprobados a nivel nacional, con tan solo un 26.5% de aprobación por parte de la ciudadanía.

Esta desconfianza se ha traducido en la falta de participación de la sociedad en las actividades de solidaridad y a pesar de que se habilitaron dos centros de acopio en las oficinas del Sistema Municipal DIF Cuernavaca y en la sede Papagayo del Ayuntamiento de Cuernavaca, que operan de lunes a domingo, no están funcionando conforme a las expectativas.

El alcalde José Luis Urióstegui admitió recientemente que la respuesta ha sido escasa y sugirió que la presencia de otros centros de acopio en la ciudad podría estar contribuyendo a esta situación.

Sin embargo, es importante señalar que otros centros de acopio en la misma zona registraron resultados más alentadores en un período de tiempo menor, lo cual plantea interrogantes sobre la eficacia de la iniciativa del Ayuntamiento.

En un gesto de resignación ante la falta de apoyo, Urióstegui Salgado mencionó que los pocos víveres recopilados deberán ser transportados en un solo vehículo o camión para reducir los costos de gasolina.

Con información de: Diario de Morelos.

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.