fbpx

La natación es una de las actividades deportivas más completas que existen, y que mejor para tú bebé que estar en el agua sea un espacio para fortalecer las relaciones bebé-mamá o bebé-papá; aquí te dejamos algunas de las razones del porqué es importante realizar esta actividad con tu pequeño o pequeña que nos comparte la escuela de natación Olimpus.

Es evidente que los bebés son criaturas indefensas cuya sobrevivencia depende de los cuidados de sus padres, especialmente de su madre, con quien pasan la mayor parte del tiempo durante el periodo de lactancia. Algunos teóricos de la salud afirman, que durante este proceso, se crea un vínculo especial entre el bebé y su madre que perdura toda la vida; y que, además, determinará muchas de las conductas que el pequeño tomará de su madre para enfrentar el mundo en el futuro.

Tales afirmaciones sostienen que el vínculo saludable entre la madre y el bebé puede tener una influencia positiva determinante en su desarrollo social y su salud emocional.

El agua es un lugar privilegiado para reforzar las relaciones bebé – mamá, debido a su composición parecida al útero materno. El agua resulta un medio familiar donde los bebés pueden desenvolverse y comunicarse libremente en un lenguaje corporal con su madre.

Dentro del agua, los cuerpos pierden 90% de su peso lo que favorece la flotación, de tal manera que la madre puede interactuar con su bebé en un ambiente cálido que le ayuda a cargarlo y a facilitar posturas distintas a las que podrían asumir en el ámbito terrestre. El medio en sí mismo requiere atención absoluta. El contacto visual es permanente mientras están disfrutando este tiempo; puede acariciarlo y hablarle propiciando momentos únicos entre ellos. Del mismo modo, brinda un sentimiento de seguridad en el pequeño, lo que resulta muy beneficioso en su desarrollo psicológico.

Por lo tanto, las clases de natación no solo refuerzan el vínculo afectivo entre las madres y sus bebés, sino que también logran una relación placentera entre el bebé y el agua. Pronto los pequeños se sentirán seguros y podrán adquirir autonomía dentro de ella. Un momento culminante es cuando el bebé logra la sumersión y puede intercambiar miradas con sus padres bajo el agua.

Cabe recordar que Olimpus se especializa en las clases para bebés y cuenta con las instalaciones y material adecuados, así como un programa único para que tú y tu bebé vivan una experiencia inolvidable.

Si quieres saber más, puedes ingresar aquí

Fuente: Olimpus Natación

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.