fbpx

Por: Jorge Bárcenas/ Fotos: JanoFotografía/Archivo
Martín Ochoteco estuvo recientemente en nuestra ciudad para impartir una clínica sobre doma natural de caballos. Vive Corregidora! Tuvo oportunidad de entrevistarlo para que nos contara un poco sobre sus inicios como domador, de su participación en el programa de NatGeo y nos diera algunos consejos sobre doma natural.
TU TRAYECTORIA COMO DOMADOR DE CABALLOS SE REMONTA A VEINTE AÑOS ATRÁS, ¿VERDAD?
Desde que domé mi primer caballo han sido poco más de veinte años. Y como profesional, sí van veinte.
¿DE DÓNDE SURGIÓ TU INTERÉS POR LA DOMA DE CABALLOS?
En realidad el primero lo domé un poco por casualidad. Yo en realidad me quería dedicar a hacer caballos de polo, ya domados. No estaba en los planos domar para mí. De repente tomé una decisión. Me fui de donde estaba haciendo caballos de polo al campo de mis padres, porque no había movimiento en el polo como yo creía. Y en el campo comencé a domar porque no encontraba domadores. El domador, que era muy bueno, ya no domaba más y me estaban domando mal los caballos y, entonces, comencé probando después de que me entregaron una yegua muy mal, pensando que algo peor que eso no se podía domar. Allí empecé yo. No fue para nada planeado. Inclusive mis primeros trabajos como domador yo no los tenía contemplados. Yo no tenía pensado seguir siendo domador.
EN TU PÁGINA WEB HABLAS SOBRE CÓMO UTILIZAS EN TU DOMA LAS FORMAS QUE UTILIZAN LOS INDIOS DE TU PAÍS. ¿TE REFIERES A LA TRADICIÓN DE LOS GAUCHOS?
No, todo lo contrario. El gaucho era violento. El que lo hacía más tranquilo era el indio.
¿QUÉ APRENDISTE DE LOS INDIOS?
Directamente de los indios no aprendí. Yo iba de chico a una reserva indígena a andar a caballo. Ya después me fui introduciendo más y aprendí un poco de la doma india, pero no directamente de ellos. Para mi doma, tomo en cuenta su manera de acercarse, siempre por las buenas, de manera mucho más natural y relajada y metiendo en la doma cosas que requería el polo.
CONTINUAMENTE TE REFIERES A QUE PARA LA DOMA DE CABALLOS, HAY QUE CONOCER EL LENGUAJE CORPORAL Y LAS CAPACIDADES DE APRENDIZAJE DE ESTOS ANIMALES. ¿QUÉ NOS PUEDES DECIR TU DON PARA COMUNICARTE CON ELLOS? ¿CUÁNDO LO DESCUBRISTE Y CÓMO LO HAS DESARROLLADO CON EL PASO DE LOS AÑOS?
En realidad, para mí es normal y no le prestaba mucho interés a esto que le dicen el don. Si me pongo a pensar, siempre tuve mucha afinidad con los animales, que me seguían desde que era chico en casa. Y he tenido muchos animales.
Después se me dio con el caballo y no sé bien si hubo un momento en que lo descubrí. Hubo cosas que me llamaron la atención pero yo se lo atribuía más a la capacidad del caballo. No a mí. No hay un momento como tal en el que haya descubierto el don. Mi acercamiento con el caballo fue muy natural. No es que yo tuviera un objetivo al que quisiera llegar. Se fue dando.
Seguramente se me reforzó ese vínculo cuando me fui a vivir al campo. Era un campo en el que yo vivía sin luz eléctrica, televisión, radio, sin nada. Digamos que allí se me reforzó. Lo único que hacía era estar con los caballos. En esa época se me reforzó mucho.
LA GENTE TE RECONOCE POR TU MÉTODO DE DOMA DE CABALLOS, SOBRE TODO PORQUE LOS RESPETAS Y DIGNIFICAS. ¿QUÉ NOS PUEDES DECIR DE LA VIOLENCIA HACIA LOS ANIMALES, ESPECIALMENTE DE AQUELLA CON FINES DE ENTRENAMIENTO?
La verdad hay un desconocimiento bastante grande del caballo. La gente agarra el caballo y no tiene en cuenta que es un ser vivo. Quiere exprimirlo y llegar a su objetivo. Muchas veces hay consecuencias muy malas por esto. Es una lástima que pase. Con los cursos que doy, con lo que puedo voy tratando de concientizar a la gente.
Creo que ya hay un cambio. Creo que el cambio tiene que pasar principalmente por el propietario, que exija que a su caballo no se le pueda maltratar y lo lleve sólo a lugares donde lo traten bien, con gente capacitada para eso. Que no admita que un caballo esté lastimado y que pueda acariciarlo sin miedo a que reaccione violentamente, porque esto no es normal y sólo ocurre cuando alguien le ha pegado.
ENTONCES, EN GRAN MEDIDA LO QUE HACES TIENE UN INTERÉS POR CONCIENTIZAR PARA DAR ESTE BUEN TRATO A LOS CABALLOS. ¿POR ESO DECIDISTE GRABAR UN PROGRAMA SOBRE DOMA DE CABALLOS PARA NATGEO?
Bueno, eso fue un proyecto que salió, también un producto de la casualidad, sin buscarlo. Allí refleja lo que hago en el trabajo.
¿Y QUÉ RESULTADOS CREES QUE TUVO, YA QUE PASÓ Y SE DIFUNDIÓ?
Creo que muy buenos. Tuvo una repercusión más grande de la que esperábamos. Cuando voy a los países a trabajar, veo que la gente se quedó enganchada con el programa. Viene y me cuenta que probó una cosa y le funcionó, que cambió el trato con los caballos. Gran cantidad de gente me lo dice. No dos o tres. Pienso que fue un aporte muy bueno al programa que haya salido con una pantalla como la de NatGeo. Ahora inclusive está saliendo en China, Japón, Tailandia, en toda Asia… National Geographic está en todo el mundo.
DE ACUERDO CON LOS CARTELES SOBRE EL EVENTO, ÉSTA ES TU PRIMERA VEZ TRABAJANDO EN QUERÉTARO. ¿QUÉ TE LLAMÓ LA ATENCIÓN DE NUESTRO ESTADO PARA VENIR A DAR UNA CLÍNICA?
Ha sido como parte de una gira. Me salieron varios cursos por acá y estoy aprovechando. Ahora estoy en Chihuahua, después voy a Cozumel y luego a Texas. Yo siempre la paso muy bien en México. Es un lugar donde me gusta venir, la paso bien. La gente es de primera conmigo. Y creo que, por cómo viene el panorama, que voy a tener bastante trabajo por México.
Y PARA TERMINAR, TE HABRÁS ENTERADO DE QUE ACÁ EN QUERÉTARO, CON LA TRADICIONAL FERIA GANADERA, LA FERIA MUNDIAL DEL CABALLO Y EN ALGUNOS CLUBES DE POLO, EL INTERÉS POR LOS CABALLOS HA IDO EN AUMENTO. ¿QUÉ RECOMENDACIÓN LES DARÍAS A QUIENES TIENEN CABALLOS?
Que tengan un mejor vínculo con el caballo, más cercano. Que vean cómo está, no le exijan de más, lo traten bien. Al entenderse más con el caballo van a tener más rendimiento y van a disfrutar de algo que está al alcance: relacionarse mejor con el caballo.
MUCHAS GRACIAS POR TU TIEMPO.

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.