fbpx

Expertos informan que necesitamos contraseñas largas e impredecibles, así como diferentes contraseñas para cada página y cada programa que usamos.

 

Hace unos días se celebró el Día Mundial de la Contraseña. El fabricante de circuitos informáticos Intel creó la conmemoración como un recordatorio anual de que, en general, de nuestros hábitos en lo que a contraseñas se refiere no tienen nada que celebrar. Al contrario, esperan que usemos este día para decir un adiós definitivo a “qwerty” o a “123456”, que siguen siendo las contraseñas más populares, informó El País.

Las herramientas de descifrado de contraseñas empleadas por los hackers se aprovechan de esta falta de creatividad. Cuando piratas encuentran – o compran – credenciales robadas, lo más probable es que descubran que las contraseñas no están almacenadas con el texto de las contraseñas en sí sino a modo de huellas digitales, llamadas “resúmenes”, de las contraseñas reales.

Un importante dato es que las personas memorizamos mejor contraseñas que pueden descomponerse en segmentos, porque encontramos significado en las porciones o porque nos es más fácil añadir nuestro propio significado a través de la mnemotecnia.

No solo se necesitan contraseñas largas e impredecibles, sino también diferentes contraseñas para cada página y cada programa que utilizamos. El usuario de Internet promedio tiene 19 contraseñas distintas. Es fácil entender por qué muchos las anotan en post-its o simplemente pinchan en el enlace “He olvidado mi contraseña”.

Más información AQUÍ 

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.