fbpx

El gobernador Rubén Rocha Moya precisó que ninguna obra pública que heredó de la pasada administración, que están todavía en proceso de construcción, se detendrá y los trabajos continuarán de acuerdo a lo previsto para entregarlas pronto a la ciudadanía.

Así lo puntualizó al responder a una pregunta al respecto durante la primera conferencia de prensa semanal “La Semanera” que ofreció desde Palacio de Gobierno, y explicó que previo a su toma de posesión ya conocía que algunas obras no iban a poder ser concluidas para el 31 de octubre, fecha en la que culminó la pasada administración estatal.

“Estoy levantando todavía un diagnóstico. Hay algunas obras que ya conocemos que están caminando y que se han dejado, yo conocí desde antes de tomar posesión que estas obras no iban a ser concluidas, pero que establecimos el compromiso de darle seguimiento. Ninguna obra vamos a parar, vamos a concluirla. Luego viene el tema que si dejaron recursos, al margen de eso vamos a continuar las obras y no son muchas, no tengo el dato todavía, pero ya lo estamos recogiendo para presentarles una información quizá la próxima semana”, dijo.

En otro de los cuestionamientos, el gobernador Rubén Rocha Moya se refirió a la deuda de 3 mil millones de pesos que el Gobierno del Estado mantiene con el Instituto de Pensiones del Estado de Sinaloa (IPES), producto de manejos irregulares de pasadas administraciones, que descontaban la aportación al trabajador pero durante los seis años nunca las enteraron al IPES.

“Hay otra deuda que se califica como deuda también de corto plazo, son como 3 mil millones de pesos. Qué es esta deuda, es una herencia que viene de administraciones pasadas, por ejemplo, hubo una administración de seis años que nunca mandaron las retenciones al IPES, es decir, para el Instituto de Pensiones se alimenta de las aportaciones de los trabajadores. Lo que ocurre es que llegaban y llegaron durante seis años y esas aportaciones nunca se enteraron, nunca se mandaron al IPES. Eso se acumuló y se hizo uso indebido de eso, imagínense ustedes”, comentó.

Ante esta situación, explicó que desde la primera quincena de su administración, todas las retenciones de los trabajadores se enterarán al IPES, en lugar de destinar esos recursos al flujo operativo, como se hizo en el pasado, y por otra parte, de acuerdo con las posibilidades financieras, se harán aportaciones adicionales para reducir esa deuda añeja, como lo empezó a hacer la administración que acaba de concluir.

“Entonces, eso estoy enterado por la información el gobierno anterior estuvo abonando poco a eso, pero lo más importante es que ya no dejó de reportar las retenciones. Qué vamos a hacer nosotros, lo mismo, el primer peso de retención que caiga eso lo vamos a mandar al IPES, no lo podemos meter a lo que se llama el flujo operativo y vamos a tratar de bajar esa deuda histórica, pero que es de corto plazo porque se necesita estarla pagando. Vamos a ir cubriendo poco a poco conforme a las posibilidades”, dijo.

En otro tema, Rocha Moya aclaró que el compromiso que hizo durante su primera reunión de trabajo como gobernador, precisamente con el colectivo de búsqueda de desaparecidos, de construir tres panteones ministeriales donde colocar los restos encontrados por estos grupos civiles y que no puedan ser identificados, serán construidos en las reservas territoriales con las que cuenta el propio Gobierno del Estado.

Explicó que para la habilitación de estos tres panteones, uno en Los Mochis, otro en Culiacán y un tercero en Mazatlán, no se le solicitará el terreno a los respectivos Ayuntamientos, puesto que el anuncio generó esa inquietud entre los nuevos alcaldes, quienes informaron a su vez a los medios, que sus comunas carecían de reservas territoriales para este fin, como lo diera a conocer hace día el presidente municipal de Culiacán.

“Nosotros sí tenemos reserva territorial y la tenemos en todo el estado, el conocimiento lo tengo porque ya nos entregaron esta información, entonces vamos a atender con conocimiento de causa el tema de los panteones, en realidad tampoco son grandes extensiones de tierra para los panteones, sin embargo, tenemos suficiente para eso no hay problema”, recalcó.

También a pregunta expresa, el gobernador Rubén Rocha Moya, informó que la deuda a largo plazo que recibió es de poco más de 5 mil millones de pesos, la cual consideró manejable, considerando que tiene conocimiento que hay otros estados en los que también se renovó el Poder Ejecutivo, donde los nuevos gobernadores encontraron una deuda de 23 mil millones de pesos. “Los gobiernos tienen deuda, hay gobiernos que me ha tocado asistir que tienen deuda de 23 mil millones, por ejemplo el vecino, y los presupuestos son muy similares a la nuestra, entonces podemos manejarla como una deuda manejable”.

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.