fbpx

Una delegación del gobierno de México continúa negociaciones con representantes de la Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre de la ONU, conocida como CITES (por siglas en inglés), debido a la notificación en la que da aviso de la suspensión de comercio de más de tres mil especies con 184 países como sanción por la falta del cumplimiento para proteger a la vaquita marina en peligro de extinción.

Así lo dio a conocer a Proceso la portavoz de CITES, Sofie Flensborg, quien señaló que durante toda la tarde se tendrán varias reuniones debido a la seriedad de la situación, siendo la primera vez en 32 años que se impone un embargo de este tipo al comercio nacional, lo que afectará principalmente a sectores como la peletería, la cosmética y la aeronáutica.

Las sanciones de CITES suspenden todo comercio con México de cualquier especie de vida silvestre y de plantas que figuren en el acuerdo de comercio internacional, firmado por 184 países. Hay más de tres animales y plantas mexicanas incluidas en CITES, muchas de las cuales se exportan.

CITES pidió al gobierno de Andrés Manuel López Obrador un plan de acción concreto para salvar la vaquita marina, de la cual quedan solamente ocho ejemplares en el Mar de Cortés y, al considerar que el plan que entregó México “no era el adecuado”, aplicó la suspensión del comercio de tres mil 148 especies, entre ellas 2 mil 513 de flora y 635 animales. Una medida que ha aplicado ya a países como Afganistán, Somalia, Libia y Liberia, entre otros.

“Habida cuenta de que México no presentó a la Secretaría un plan de acción para el cumplimiento considerado adecuado antes del 28 de febrero de 2023, la Secretaría, de conformidad con la Recomendación acordada por el Comité Permanente en su 75a reunión, comunica a las Partes la recomendación de suspender todo intercambio comercial con México de especímenes de especies incluidas en los Apéndices de la CITES’’, cita la notificación de CITES al gobierno de México.

“La Secretaría, agrega CITES, comunicó los resultados de su evaluación a México, destacando las áreas del plan que son necesarias reforzar. La Secretaría reafirmó su disponibilidad de siempre para colaborar con México en la revisión y el desarrollo ulterior del plan de acción para el cumplimiento, a fin de garantizar que pueda establecerse un plan adecuado lo antes posible”.

“Esta recomendación permanecerá en vigor hasta que la Secretaría haya evaluado como adecuado un plan de acción para el cumplimiento revisado y haya emitido una Notificación en este sentido’’, remarca.

CITES tomó la decisión en respuesta al fracaso de México en proteger a la vaquita marina, una pequeña marsopa que es el mamífero marino más amenazado del mundo. La prohibición comercial no afectará a las especies comerciales de mariscos como el pescado o el camarón, aunque algunos grupos están presionando para prohibiciones más amplias.

México ha tardado en detener la pesca ilegal con redes de enmalle de totoaba, un pez cuya vejiga natatoria se considera un manjar en China por sus supuestas propiedades afrodisiacas. Las redes utilizadas para atrapar totoaba también atrapan y ahogan vaquitas como captura incidental.

Los estudios estiman que pueden quedar tan solo ocho vaquitas en el Golfo de California, el único lugar donde existen. Las marsopas tímidas y escurridizas no pueden ser mantenidas ni criadas en cautiverio.

CITES es la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, firmada por 184 países; regula el comercio y la protección de las especies protegidas. El comercio está permitido en algunas especies protegidas, como los cocodrilos capturados para su uso en zapatos o bolsos, pero dicho comercio está estrictamente regulado.

Desde hace más de una década, CITES ha pedido a México proteger a la vaquita marina, pero la presente administración, así como las anteriores, no han destinado los recursos suficientes ni medidas efectivas para evitar su extinción.

Según especialistas, la medida afectará a campesinos dedicados al cultivo de la planta, así como a quienes trabajan con caoba u otras maderas preciosas que se utilizan para fabricar instrumentos musicales y también a quienes se dedican a la peletería, que suelen exportar piel de cocodrilo o de víbora para artículos de lujo.

En un comunicado, la Cancillería señaló que “si bien el gobierno considera que nuestro país está siendo tratado injustamente al no tomar en cuenta los esfuerzos exhaustivos y las muchas acciones que se han llevado a cabo”, dijo, “está dispuesto a discutir las observaciones y resolverlas de manera satisfactoria”.

Hasta el momento de la redacción de esta nota, la Misión de México en Ginebra declinó proporcionar los nombres de los funcionarios que se encuentran en las negociaciones que ponen en riesgo medios de vida de pescadores, agricultores y peleteros, entre otros.

 

– Con información de PROCESO

https://www.proceso.com.mx/nacional/2023/3/28/la-4t-negocia-con-cites-para-revertir-el-embargo-comercial-por-no-proteger-la-vaquita-marina-304432.html

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.