fbpx

El anuncio del Gobernador Mauricio Kuri en relación al incremento presupuestal del 13% a la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) para el ejercicio 2022 pone en el radar el desempeño de la actual Rectora, la Dra. Teresa García Gasca. Y no es para menos, la doctora si bien no ha tenido una gestión de izquierda como su antecesor el Dr. Gilberto Herrera, busca tener un papel protagónico en el entorno político de Querétaro y para ello suele hacer declaraciones en ocasiones en favor de algún actor y en otras de otros.

Uno de los temas pendientes para la Rectora García Gasca tiene que ver con el Sindicato Único del Personal Académico de la Universidad Autónoma de Querétaro (SUPAUAQ) y para ello tenemos que regresar a noviembre del 2016 cuando se llevó a cabo la elección de este sindicato en la cual contendieron dos planillas: una integrada por simpatizantes de Morena e impulsada por el entonces Rector Gilberto Herrera, hoy Senador de la República. Su objetivo era operar su campaña en el 2018 impulsada desde el interior del sindicato. La otra planilla estaba encabezada por Saúl García quien se decía cercano a funcionarios del PAN y a la cual, por obvias razones Gilberto Herrera no quería dejar pasar.

Sin embargo, en octubre del mismo año, gana la planilla de Saúl García, pero el grupo de Ángel Balderas, quien coordinó la elección decidió anularla por instrucciones de Gilberto Herrera a quien no convenía el resultado. Saúl García recurrió a la Secretaría del Trabajo, encabezada entonces por José Luis Aguilera donde obtuvo una Toma de Nota que lo acreditaba como Secretario General de SUPAUAQ.

A pesar de ello, Gilberto Herrera ordenó una segunda elección y elegir un nuevo comité mediante el cual impusieron a un grupo de maestros afines a Morena, abriéndoles incluso espacio en el Consejo Universitario. Gilberto Herrera operó, además, el despido de algunos dirigentes que integraban la planilla ganadora de la primera elección y retuvo salarios a otros, amenazando a grupos simpatizantes del mismo.

Uno de los puntos más delicados tiene que ver con el desvío de dos millones de pesos de la cuenta de SUPAUAQ que estaba aún en control del comité anterior que perdiera frente a Saúl García, monto retirado del banco y entregado al Rector Gilberto Herrera.

Saúl García disputó durante dos años el control del Sindicato hasta que llegó a la rectoría la Dra. Teresa García Gasca quien reconoció el triunfo de Saúl, pero negoció su jubilación y un nuevo proceso electoral para concluir con los enfrentamientos.
Así se llevó a cabo una nueva elección en 2018, en la cual el maestro Ricardo Chaparro salió victorioso y posteriormente se reeligiera en el 2020 por tres años de acuerdo a los nuevos estatutos que fueron reformados en 2019.

Aquí aparece un nuevo personaje, el Lic. Juan Perrusquía, abogado de Saúl García quien demandó el pago de $920,000 pesos como representante del Sindicato, lo cual no tenía validez ya que no contaba con nombramiento del mismo, sin embargo, SUPAUAQ pierde la demanda y Chaparro se ve obligado a pagar al abogado.

En próximos días se llevará a cabo una asamblea de maestros para explicar lo sucedido y el porqué el Sindicato no cuenta hoy con recursos para solventar sus obligaciones, y sin duda el tema de los desvíos y afectación al patrimonio del Sindicato saldrán nuevamente a la luz.

Será labor política de la Rectora Teresa García limpiar la casa, a pesar de sus cuerdos con Gilberto Herrera, si es que desea seguir negociando incrementos anuales similares como ha declarado después del anuncio del Gobernador Kuri, así como realizar los trabajos necesarios al interior de la Universidad para mejorar la calidad e incrementar la capacidad de la máxima casa de estudios.

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.