fbpx

Por: Ana Reynoso

Tú eres tu propia carta de presentación. Si analizamos detenidamente las cosas, la imagen personal que proyecta cualquier mujer (ejecutiva, estudiante o ama de casa) habla por ella todo el tiempo. Nos dice si es una mujer que se quiere a sí misma, que toma en serio su trabajo, nos habla de su capacidad, seguridad, estilo de vida, cultura y de su noción de la moda y la elegancia.

Parte del éxito y la credibilidad de una mujer en los negocios es su habilidad para vestir adecuadamente. Algunos de los errores más frecuentes cometidos por mujeres en el área laboral son los siguientes:

1. Utilizar maquillaje excesivo o ir sin una gota de maquillaje. El maquillaje en un ambiente de trabajo debe ser sobrio y sin excesos. Procurar colores mates y neutrales, evitar brillos y colores estridentes ya que el exceso de maquillaje acentúa la edad y se vuelve una barrera de comunicación.

imagen2

2. Accesorios exagerados o muy sonoros. Los accesorios deben también ser sobrios como el maquillaje. En un ambiente laboral no debe de haber distractores. Recuerda no llevar más de tres accesorios a la vez.

imagen3

3. Tacones muy altos y destapados. La altura máxima adecuada de un tacón para un ambiente laboral es de 3 pulgadas. Si usas flats te verás fachosa y si usas plataformas parecerá que se te perdió la fiesta. Siempre serán más formales los zapatos cerrados.

4. Escote muy pronunciado. Esto se explica porque el ambiente de trabajo debe de ser un ambiente de respeto. No estamos en un antro al que vamos a divertirnos y buscar pareja.

5. Falda muy corta. Pasa lo mismo que con los escotes pronunciados. Se distrae la atención de lo importante, tu trabajo pierde credibilidad y corres el riesgo de que te falten al respeto. Aunque tengas unas piernas fenomenales, guarda las faltas cortas para tu vida personal, no para la laboral.

imagen5

6. Cabello despeinado o excesivamente arreglado. Hay que demostrar que se respeta el área de trabajo. Tanto peca una persona desaliñada como aquella que confunde su trabajo con una fiesta o con una oportunidad para obtener pareja.

7. Uñas demasiado decoradas o manos poco aseadas. Una carta de presentación importa
nte son nuestras manos. En un negocio, lo que te interesa es que la gente preste atención a lo que dices, no al decorado o descuido de tus manos; así que un buen cuidado de tus manos y un arreglo sencillo de uñas es lo más recomendado.

8. Perfumes muy penetrantes. No todos los aromas son adecuados para todas las ocasiones. Algunos incluso pueden despertar rechazo.

9. Blusas transparentes o ropa interior a la vista de todos. Si deseas evitar que lo que noten en ti sea tu físico en lugar de tus capacidades, no uses blusas transparentes.

imagen4

10. Medias más oscuras que los zapatos. Usar medias en el ambiente ejecutivo es importante, se ve elegante y profesional; pero, cuando éstas son más oscuras que tus zapatos, lo que se logra es el efecto contrario.

11. Tinte de cabello inadecuado. Es importante que si tiñes tu cabello, lo hagas con un tono que armonice con tu colorimetría natural. No utilices colores estrambóticos a menos que trabajes en la industria del diseño y el arte donde las reglas son más flexibles.

12. Masticar chicle. Por más que desees refrescar tu aliento con goma de mascar, recuerda que este hábito transmite una pésima imagen.

imagen6

13. Usar zapatos abiertos con medias. Como mencioné anteriormente, las medias son un accesorio muy utilizado en el ambiente laboral, pero jamás deben ser acompañadas de sandalias o zapatos abiertos.

imagen7

14. Utilizar ropa muy entallada u holgada. No hay vuelta de hoja: la ropa con la que mejor te sentirás es con la que te queda adecuadamente.

15. Llevar pants o mallones. A menos que haya algún taller, competencia deportiva o algo parecido, evita llevar estas prendas a tu área de trabajo. Recuerda que debes llevar ropa acorde a la labor que desempeñas.

16. Depilación e higiene adecuados. No hay nada que hable peor de una mujer que no estar correctamente depilada o no tener una buena higiene personal.

17. Mezclar estilos, ocasiones o temporadas en la ropa. Cada tipo de ropa tiene su estilo, puede ser utilizada para ciertas ocasiones y es de cierta temporada. No cometas el error de usar una bolsa de fiesta con un traje de trabajo, o utilizar botas con prendas de temporadas cálidas.

18. Vestirse de manera demasiado recatada o excesivamente llamativa. Tanto uno como otro son estilos inadecuados para un ambiente laboral. Lo más recomendable es determinar tu guardarropa de acuerdo al tipo de trabajo que desempeñas para ser congruente con él.

19. Sólo utilizar prendas de tendencia. Como dicen: “Usa de la moda, lo que te acomoda”, pero respetando siempre tu personalidad y estilo. Sólo utiliza una que otra prenda de tendencia pero no llenes todo tu guardarropa con vestimentas de última moda.

20. Tatuajes o piercings a la vista. Si tienes algún tatuaje, procura que éste quede oculto a la vista; puedes mostrarlo en tu vida personal y social. En cuanto a los piercings, lo más recomendable es no utilizarlos a menos que trabajes en un ambiente creativo y liberal.

imagen8

Es muy importante que aprendamos a analizarnos para verificar que estemos haciendo las cosas adecuadamente. Cuidar nuestra apariencia en todo momento nos abrirá puertas y ayudará a que la gente se acerque a nosotros por los motivos adecuados. Trabájala todos los días y comenzarás a ver los resultados más pronto de lo que imaginas.

Si necesitas ayuda tanto en el ámbito personal como en el empresarial, te lo invito a conocer nuestros servicios de consultoría de imagen, con los cuales podrás lograr el estilo que tanto deseas tener.

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.