fbpx

Por: María Martínez Schalk

Publicada en 1942, El corazón de piedra verde narra una historia de amor entre una noble indígena y un caballero español que trasciende fronteras, culturas y tiempo. La historia, que transcurre entre los siglos XV y XVI, tiene como marco el choque entre el pueblo azteca y español. Alternando capítulos que cuentan lo que ocurría en España —que terminaba una guerra con los musulmanes— con capítulos que presentan la realidad del México precolombino, la novela relata el encuentro que sucede entre dos personas, a pesar de todas sus diferencias culturales y aún cuando una cultura niega y destruye a la otra, como pasó tras la caída de Tenochtitlán.

Así, por un lado, El corazón de piedra verde transporta al lector a la época en que los aztecas dominaban el centro de México y le hace revivir en viva piel las tradiciones y creencias de ese entonces. La vida cotidiana del pueblo y la nobleza aztecas se representan convincentemente hasta el punto de lograr hacer sentir al lector cómo el seguimiento de las normas era vital para sobrevivir, ya evitando mirar al emperador a la cara o ya exigiendo que los rituales se cumplieran estrictamente, aunque implicaran el sacrificio de la propia vida.

Por otro lado, la novela nos habla de la realidad que vivía España después de la expulsión de los musulmanes. Los reyes habían apostado su fortuna y reputación para lograr llegar a las Indias y cuando Cristóbal Colón, por errores de navegación, descubrió América, la situación de España cambió drásticamente. De ser un país debilitado por la larga lucha contra los moros se convirtió, de la noche a la mañana, en una potencia imperial por las riquezas que obtenía en sus colonias ultramarinas. Como su riqueza dependía del dominio de tales territorios, incluido México, muchos soldados fueron enviados para someter a los pueblos de la región. Varios de ellos se embarcaron al nuevo mundo buscando una vida distinta, como el protagonista de la historia, Alonso Manrique, quien huye de sus enemigos en España enrolándose en la armada española.

verde2

El fresco de esta novela, en la que dos culturas se enfrentan sin que nadie parezca ser el victimario o la víctima porque cada uno tiene razones para justificar su forma de actuar, lo completan personajes como Netzahualpilli, Moctezuma, Cuauhtémoc, Cristóbal Colón y Hernán Cortés; y valores como el honor, la lealtad y la audacia. En ese escenario, el amor entre Xóchitl y Alonso Manrique se distingue.

Cada uno cede y ambos tratan de comprender la forma de pensar y actuar del otro. Los dos protagonistas muestran la realidad de sus pueblos y, unidos por el amor, tratan de tomar lo bueno de cada uno para formar una cultura nueva en la que pueden seguir siendo ellos mismos. Esta cultura es la del mejor mestizaje que idealmente se produjo durante la Colonia.

Primera entrega de una trilogía, El corazón de piedra verde muestra como el amor devino en una cultura a la que pertenecemos la mayoría de los mexicanos. Las secuelas (Una gota en el tiempo y El semental negro), sin embargo, relatan duramente como esta cultura iniciada con amor se fue corrompiendo a través de las generaciones. Sin duda, para el lector que guste de la novela histórica, El corazón de piedra verde sigue siendo una buena opción, con la que puede revivir dos realidades y visiones de mundo que compartieron un mismo momento histórico, definitivo en la historia de nuestro país.

verde3

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.