fbpx

Por las calles de cantera suenan las cadenas de los penitentes. A pesar de llevar sobre sus hombros pesadísimas cruces, los nazarenos no emiten ni una sola palabra, ni una sola queja. Sus pies descalzos se ofrendan a Dios en cada paso, en cada ampolla, en cada calle que recorren en el más estricto silencio y oración.
Es la Procesión del Silencio, que desde 1968 se efectúa en el centro de la capital queretana todos los viernes santos, durante la celebración de la Semana Santa. Durante esta manifestación de fe y penitencia, los nazarenos participan con el único objetivo de emular la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.
Durante el recorrido, que se hace en las principales calles del primer cuadro de la ciudad, los penitentes recuerdan con su actitud y su oración la humildad con la que Cristo aceptó su pasión, así como el sufrimiento de su madre, la Virgen María, quien lo acompañara –según la fe católica- durante todo el Vía Crucis.
De acuerdo con la información de la Diócesis de Querétaro, la Procesión del Silencio recibe este nombre en recuerdo del silencio que Cristo guardó al ser conducido de un tribunal al otro (de Pilatos a Herodes y luego de regreso a Pilatos), al inicio de su pasión.
Los nazarenos o penitentes van ataviados con túnicas amarradas con cordones a la cintura y generalmente van descalzos, y sobre la cabeza llevan un gorro o capirote terminado en punta, que únicamente deja asomar los ojos. Este capirote se utiliza con el fin de ocultar el rostro y evitar los elogios personales.
La cruz que cargan al hombro, generalmente está hecha de madera de árbol de ciruelo, un material especialmente pesado. Con ella indican la unión con Cristo que lleva la cruz de las debilidades y los pecados.
Formalmente la Procesión del Silencio se compone de 17 hermandades, cada una vestida de un color distintivo y portando una imagen que recuerda y rinde homenaje a Jesús y María. Las hermandades que participan son la de los Niños de Catecismo, la del Señor de la Columna, del Señor Nazareno, del Señor de la Cañita, del Señor de las Esquipulas, de la Virgen de los Dolores.
También la hermandad de San Juan, la del santo Entierro, y la de la Santa Cruz. Entre las hermandades de Santa Ana se pueden ver pasar al Cristo de la Paz, a la peregrinación de obreros y mujeres de Querétaro a Soriano, Nuestra Señora de la Soledad, la Macarena, el Señor del Gran Poder, el Señor de la Expiración y a los Guadalupanos.
La Procesión del Silencio en Querétaro es una tradición que cada año congrega a más y más fieles para presenciarla con reverencia, como una forma de participar activamente en las celebraciones de la Semana Santa, en su colorido y sobre todo su fe.

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.