fbpx

Los japoneses y franceses se ubican como la mano de obra menos comprometida del planeta; hindúes y norteamericanos los que más. Sin embargo, aquí y en China, los trabajadores piensan que sus empleadores deben tener en sus organizaciones a alguien dedicado a su felicidad en el lugar de trabajo.

JLL, la firma líder de servicios profesionales especialista en administración de bienes raíces e inversiones realizó una encuesta entre más de 7,000 oficinistas, principalmente de 12 países, para conocer su sentir sobre el trabajo y cómo su ambiente de trabajo les afecta.

A nivel global, el 87% de los encuestados consideró que sus empresas deben crear un rol dedicado tiempo completo al bienestar de ellos mismos y de su experiencia laboral, un Chief Happiness Officer. Cuando se les preguntó qué característica debería facilitar un ambiente de trabajo, casi el 70% se manifestó por la felicidad en el trabajo, más que cualquier otro aspecto.

En México esta figura organizacional aún se encuentra en pleno desarrollo y aunque su implementación tiende por el momento a ser una situación de prueba y error, los especialistas indican que el objetivo de esta figura es encargarse de que la gente esté feliz, mediante cursos, talleres, conferencias, y un salario emocional. Se busca que cada persona que trabaje dentro de una organización sea responsable de su propia felicidad, mientras que la organización proporciona los medios a su alcance para que la gente pueda hacer aquello que le gusta hacer, realizándolo de la mejor manera posible.

 

Un Chief Happiness Officer no se trata de un Gerente de Recursos Humanos con un expertise particular.  Se trata de una persona que busca involucrar a los empleados, motivarlos y elevar los niveles de rendimiento, que en empresas por arriba de los 100 integrantes se vuelve totalmente ineficaz que esta responsabilidad sea sustentada por un solo individuo. Aunque éstas son las responsabilidades más comunes utilizadas para describir la posición del CHO, hay muchas más áreas de recursos humanos donde la felicidad importa.

 

Los premisas son:

  1. Tratar a cada persona como un ser humano que importa

Suena como la cosa obvia #1 a hacer pero el maltrato es uno de los desencadenantes más grandes de la rotación. Los empleados merecen ser tratados como clientes en términos de respeto, vocabulario, acciones y promesas. Nada da derecho a un empleador para tratar a sus trabajadores como una gran entidad o un recurso desechable por no cumplir con el estándar.

  1. Asegurar lo básico

Siguiendo el principio de Maslow, si las necesidades básicas de un empleado no están cubiertas, no tiene sentido ofrecerles una oficina de esquina con una vista. Antes de salir a hacerlos felices, se debe recompensar su trabajo con un salario a tiempo y sin luchas administrativas innecesarias.

  1. Dar voz a los empleados

Las personas únicas que trabajan para su empresa necesitan ser escuchadas. Para ello, necesitan canales adecuados, directrices y un camino de acción que garantice una respuesta a sus necesidades e ideas.

Ya sea que se trate de una llamada de seguimiento o correo electrónico después de una entrevista o una retroalimentación sobre su actividad, es necesario saber que alguien estará ahí para escuchar.

  1. Asegúrese de que los valores de su empresa estén demostrados

Casi todos los artículos o informes sobre el compromiso de los empleados le dirán que los valores son importantes. Son la base sobre la que se construye su empresa y unen su imagen externa (su marca) con la interna (su cultura). Cada vez que usted tiene una decisión por tomar, un conflicto a resolver o una necesidad de innovar, su punto de partida debe ser los valores de la empresa.

  1. Ofrecerles libertad

Tómelo de Laszlo Bock, vicepresidente senior de operaciones de personas en Google: “Si usted da libertad a la gente, le sorprenderá.” (Fuente)

Ofrecerles la libertad de gestionar su tiempo y productividad, la libertad de personalizar su espacio de trabajo y la libertad de poner en práctica sus propias ideas. Sí, se necesita algo de inspiración.

  1. Apoyar el crecimiento

A veces la gente necesita que alguien crea que puede crecer. Como CHO se puede ser esa persona en cualquier etapa de la experiencia laboral al empujarlos a construir sobre sus fortalezas y tomar más oportunidades.

Crear y promover oportunidades de crecimiento para cosechar el talento que ha contratado. Es decir, si quiere mantenerlo.

  1. Fomentar un ambiente agradable

No usé la palabra diversión porque tiende a engañar a la gente a creer que se trata de ping-pong y pausas sin fin. En cambio, se trata de la alegría de tener una conversación cualitativa con un colega o aprender algo nuevo. Por supuesto un juego ocasional de dardos puede ayudar a re-energizarle.

Sí, es importante que la gente se relaje de vez en cuando, pero eso no significa que no sean productivas. Se remonta al punto anterior, darles libertad y confiar en que lo usen sabiamente.

  1. Fomentar el trabajo en equipo

 

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.