fbpx

Por: Lorena Alcalá

Sol, arena, mar, samba, carnaval, fiesta, alegría…hay muchas palabras que pueden definir a Rio de Janeiro: la capital no oficial de Brasil, el país de la bandera verdeamarela. Pero sin duda, el concepto que mejor le queda a Rio es… mágico.

Rio es una ciudad extrovertida, donde la alegría parece fluir de cada uno de sus habitantes y de cada uno de los atractivos que ofrece a propios y extraños. En sus calles se escucha la melodiosa voz carioca que se combina con la samba y sus pobladores parece que no caminan, sino que bailan por las aceras.

El carnaval de Rio es ya legendario en todo el mundo; no hay celebración más vistosa, más glamourosa, más excitante y mejor llevada que ésta. Las exhibiciones de las escuelas de samba son impresionantes, por la cantidad de gente que participa y el derroche de talento que se percibe en cada espectáculo.

Por el clima siempre amable de esta ciudad, se acostumbra ir a la playa incluso al anochecer. Hablar, descansar, nadar, escuchar música y por supuesto disfrutar del paisaje, es algo característico de Rio.

Praia_de_Copacabana_-_Rio_de_Janeiro,_Brasil

 

Uno de los atractivos más característicos del bello y festivo Rio de Janeiro es sin duda, el Cristo redentor que se encuentra en el cerro del Corcovado, que en 2007 fue elegida como una de las 7 nuevas maravillas del mundo; la imagen, que te recibe con los brazos abiertos, vigila desde sus 710 metros de altura a toda la bahía. Desde sus pies podemos planear el itinerario obligado al visitar esta ciudad: hay que visitar el Pan de Azúcar; las playas de Copacabana, de Ipanema; el Jardín Botánico –declarado Patrimonio Artístico Nacional y reconocido por la UNESCO como reserva de la Biósfera-; y aunque no seas fan del futbol seguramente te contagiarás de emoción si presencias un partido en el famoso estadio Maracaná.

Hablando de estadios…durante el carnaval es visita im-per-di-ble el Sambódromo da Marques de Sapucai, el estadio de la samba construido en 1984 especialmente para las noches de desfiles de las Escuelas de Samba. Alrededor de 100 mil personas lo visitan cada año y el precio de las entradas varía de acuerdo a la vista que se tenga del pasillo principal.

Muy recomendable ir a la Isla Fiscal, donde se puede visitar un castillo estilo neogótico, inspirado en los castillos franceses del siglo XIV. Para llegar hasta ella hay que realizar una travesía marina desde los muelles del Espacio Cultural da Marina. Un lugar para disfrutar y soñar.

Si vas a Rio de Janeiro, y aunque tengas la impresión de que te rodean cuerpos esculturales en bikini por doquier, es mejor que te mentalices para comer y comer muy bien. La gastronomía brasileña es fruto del mestizaje de culturas indígenas, africanas, portuguesas, italianas, alemanas y hasta árabes, por lo que ofrece una gran variedad de sabores, colores y texturas.

carnaval-de-rio

De los platos locales es muy recomendable probar por supuesto la carne; el churrasco, los cortes, si gusta acompañados con abundante ensalada de frutas y verduras frescas.

El plato insignia sin duda es la feijoada, un platillo que combina frijoles o alubias negras; tocino ahumada, carne seca; costillas de cerdo; longaniza; y arroz.

De lo dulce no pueden perderse la canjica que ocupa un lugar destacado en las pastelerías del país, sobre todo durante las fiestas juninas. Se prepara con maíz, leche condensada y azúcar, y suele acompañarse con leche de coco y maní.

Rio de Janeiro es de esas ciudades amables, con un encanto particular, en donde hasta la noche parece tener un hálito resplandeciente; es una ciudad cosmopolita, musical; sobre todo, es una ciudad fácil de amar.

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.