fbpx

Sin duda el Cerro de las Campanas es uno de los lugares históricos más importantes del estado de Querétaro, en ese lugar hubo hechos importantes que le dieron historia y cultura al sitio, siendo reconocido por citadinos y turistas que vienen de varias partes del mundo.

El ejército republicano, al mando de Mariano Escobedo, había citado a Maximiliano de Habsburgo y a las tropas de Francia. En el Cerro de las Campanas, el 15 de mayo, Maximiliano otorgó su espada al general Escobedo, lo cual significaba su total rendición. Ahí fueron hechos prisioneros Maximiliano y sus generales Miguel Miramón, el expresidente de México, y Tomás Mejía. Fueron juzgados en el Teatro de la República por un tribunal de guerra, encontrados culpables y sentenciados a fusilamiento.

El 19 de junio de 1867, a las 7:05 a. m., fueron llevados al Cerro de las Campanas para su fusilamiento. Alrededor de 18 soldados finiquitaron cinco años de intervención francesa y el gobierno de un extranjero.

Luego del fusilamiento, se colocaron tres montones de piedras con cruces de vara. Después se colocaron cruces de madera, que hoy se encuentran en el Museo de la Magia del Pasado. En 1886 se levantó un sencillo monumento: cuatro columnas de madera sosteniendo rejas de hierro que formaban un cuadrilátero de unos 10 por 5 metros, en cuyo centro había tres columnas de cantera con los nombres de los fusilados.

Después de ello, Austria pidió permiso para construir una capilla, cuya construcción empezó en 1900. Autor del proyecto fue el arquitecto vienés Maximiliano von Mitzel. La construcción se le encomendó a Francisco Kaska y a Santiago Jimeno, a quien sustituyó Marciano Tinajero. Los trabajos de hierro y madera se hicieron en la Escuela de Artes. Su bendición ocurrió el 10 de abril de 1901, por el obispo de Querétaro, Rafael Sabás Camacho y Guzmán. La capilla construida ha sido enmarcada en el estilo neogótico.

Fuente: Wikipedia

 

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.