fbpx

La construcción y las obras de ingeniería civil en el País viven una de sus peores crisis y los grandes proyectos del Gobierno no han generado suficiente derrama económica para impulsar al sector.

Durante 2020, de acuerdo con el Inegi, el indicador de obras de ingeniería civil dentro de la construcción cayó 25.4 por ciento, una variación que profundiza el deterioro que el desarrollo de infraestructura en el País registra desde 2013, último año en el que tuvo crecimiento.

Cuando la construcción vio suspendidas sus actividades entre abril y mayo del año pasado debido a la pandemia, sólo las obras del Gobierno, como la refinería y el Aeropuerto de Santa Lucía, pudieron continuar operaciones; sin embargo, el efecto sobre la economía no se reflejó.

Ricardo Trejo, director de Forecastim, opinó que el bajo impacto derivó de la crisis económica originada por el Covid-19 y la reducción en la inversión tanto pública como privada en infraestructura, lo que generó una menor cantidad de empleo formal.

Si el Gobierno no invierte, entonces sí hay un impacto en toda la cadena de valor de la industria, ya no se contratan a las constructoras, maquinaria pesada, trabajadores, ingenieros”, acotó el especialista.

“Cuando el mercado se contrae por la falta de inversión vamos a tener desempleo, menos producción y menos impuestos (pagados)”, agregó.

Jorge Hiriart, un constructor del sector carretero en Zacatecas, consideró que es necesario que el Gobierno disperse mejor sus planes e inversiones, pues incluso la eliminación de fondos ha repercutido en la construcción de infraestructura básica en estados que no se encuentran entre los planes estratégicos.

Roberto Ballinez, director ejecutivo de Finanzas Públicas e Infraestructura de HR Ratings, manifestó que aunque el Gobierno ha lanzado ya cuatro planes distintos de infraestructura, el principal problema es que la mayoría de las obras siguen sin arrancar.

“Más allá de que sean proyectos de largo plazo, la verdad es que ni siquiera hemos observado el inicio de muchas de estas obras”, indicó Ballinez.

“No hay obras nuevas, aunque en el papel se estén anunciando, no llegan a un punto de ejecución”, agregó el especialista.

Del mismo modo, consideró, se han dejado de lado obras para los puertos, en las carreteras se han concentrado en determinadas regiones o en conectividad para el aeropuerto de Santa Lucía.

“Tenemos un Gobierno que se está dedicando a cuatro proyectos, sobre todo a dos, la refinería de Dos Bocas y el aeropuerto de Santa Lucía”, enfatizó el ejecutivo de HR Ratings.

FUENTE: MURAL.COM.MX

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.