fbpx

Por: Marcela Pasos / Fotos: Héctor Salgado

“La vida es demasiado seria para tomarnos tan en serio”.

Rodrigo de la Sierra es un arquitecto de profesión que lleva dedicándose al arte de ser escultor por pasión desde hace siete años, trayectoria en la cual ha sido acompañado por su más representativa creación “Timoteo”, que es un personaje hecho de bronce y una pátina muy clara.

Pero ¿quién es Timoteo?

Timoteo o “Timo” es un personaje que pretende transportar las vicisitudes del ser humano que a veces jerarquizamos muy fuerte, con cierto toque de transparencia, tranquilidad, banalidad, quitar la sobriedad o lo serio del día a día que vivimos.

TIMO (27)

“Timoteo, fue un proyecto que nació como garabatos, una forma de reinterpretar la mirada que tengo sobre las cosas y el darle forma fue un trabajo maratónico, porque fue hacer o producir una cantidad de obras, presentarse en museos, porque que el que exhibe se exhibe y el que expone se expone, entonces cada muestra es como enfrentarse al público y demostrar la propuesta personal pero al momento de exhibirla para poder cerrar el ciclo tiene que haber un receptor y en el receptor una retroalimentación”.

¿Cuáles son las satisfacciones que le ha dejado Timo y las contradicciones a las que se ha enfrentado en su desarrollo?

Va de la mano, la mayor satisfacción es que de ser un monito en el que muy pocas personas creyeron, después de tocar muchas puertas y de muchos puntos de vista sobre él, como: esto es para un comic, esto es para un historieta, esto está bien para ponerlo en una taza; esas fueron las trabas, que costó mucho trabajo poderlo presentar.

Fue hasta que se presentó en una Bienal en Japón en el 2007, una talla en madera de Timo, y a partir de ahí se decide organizar la primera exposición de Timo, una de las satisfacciones fue esa, que a pesar de que no se lograba dar a entender ahorita es impresionante. Gente de cualquier edad, profesión, nacionalidad, llegan y encuentran una conexión, eso es de lo más gratificante.

TIMO (8)

Agradezco muchísimo toda la estructura del mundo del arte que me ha abierto puertas y me he podido presentar, pero definitivamente la obra está hecha para la gente.

¿Consideras que además de expresarse a través del arte ha hecho alguna aportación importante para nuestra época y por qué?

Pues eso no me corresponde a mí comentarlo, ya ahí están los eruditos que con el paso del tiempo se encargan de construir o destrozarte.

Aunque sí existe una pequeña diferencia, ahorita está todo tan globalizado, los medios de comunicación, estamos tan conectados, sabemos lo que pasa en la India, en China, o sea, está el mundo del arte de manera muy directa, entonces puedes ir teniendo pequeñas señales que te pueden decir para dónde vas, como está tu corriente, las coincidencias que existen en otros países con otras personas y te sorprendería saber las propuestas artísticas que tiene México a nivel internacional, están a la vanguardia en cualquier parte del mundo, con una gran ventaja, en México no nos deshacemos del oficio de la mano, nos encanta, a veces tendemos a cierto barroquismo pero esta parte artesanal o esta hechura de la mano es muy bien acogida porque muchas tendencias a nivel internacional no cumplen con esto o no se sigue al 100%, se deja en segundo término y aquí en México tenemos unas manos excelentes.

¿El discurso de Timo va encaminado hacia alguna reflexión de tipo social o simplemente es expresar la cotidianidad?

Si hay una reflexión social, todos somos entes sociales, yo hasta para hablar de cuestiones personales, que casi no lo hago con mi obra, lo que veo es a través de mis ojos, lo que transmito, pero somos entes sociales, no somos ajenos, tengo piezas que pueden tocar temas ríspidos de la sociedad, de la economía, hasta temas muy lúdicos como el amor o temas como el trabajo, o sea, abarco siempre y cuando estén dentro del marco de la sociedad.

¿Cómo un espejo puede reflejar lo que tal vez estás viviendo?

Si, muchas veces sucede eso, eso me ayuda a que Timoteo no tiene una expresión definida, hay una frase que me dice un amigo mío, Rafael Pérez y Pérez, “es el rostro de todos bajo la máscara del anonimato” y bueno pues no busco una identidad con una nacionalidad, con una edad, es cualquier persona, es más hasta con Timo se identifica una mujer porque es un pretexto para poder hacer la pieza, o sea, por ejemplo la de “Gran ego”, es un Timo destruyendo un pedestal, el pedestal es el símbolo del ego, entonces está queriendo llegar a poner los pies en la tierra.

TIMO (6)

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.