fbpx

Por: Annia Vazquéz

Cuando tenía 19 años llegó a mi vida un libro sorprendente y desenfadado que ha significado mucho para mí. Se trata de “Anecdotario de una vida inútil… pero divertida” – autor: Fulana de Tal. Hace poco este libro llegó a mis manos nuevamente y al volver a releerlo recordé lo mucho que represento para mí entonces.

De forma muy humorística, con lenguaje espontáneo y muy coloquial, y ocultando la verdadera identidad de los personajes (comenzando por ella misma), la autora, una joven de los años 70, relata la historia de su vida, resaltando su firme convicción por hacer lo que ella quiere y le parece correcto, lo que sabe la hará feliz. Está convencida de que en la vida todo tiene solución, todo depende de tú enfoque y como decides ser y ver a los demás.

Pero sobre todo, “Anecdotario de una vida inútil… pero divertida”, es una lectura cautivante que nos recuerda que “cuando se quiere se puede”, porque ella “Fulana de Tal” se atrevió a escribir y más que eso, se atrevió a publicar algo así, imperfecto, lleno de errores de ortografía y demás, pero honorable, un esfuerzo de querer mostrar su mundo, su entorno, su ser, su humanidad.

Y es que la historia comienza cuando alguien le dice a Fulana dentro de su narración que “¿por qué no cuenta su historia de tal manera que lo que le ha pasado en la vida, le sirva a la gente?”. Así fue como la persona detrás del seudónimo Fulana de Tal, decidió llevar a la práctica tal consejo, y si lo vemos fríamente, ella hizo lo que mucha gente no ha hecho, ni hará, escribió su libro, y luego de aventuras, desventuras y milagros, lo imprimió y lo vendió.

En fin, fue tanta la popularidad del libro y de esta autora desconocida que el mismo Jacobo Zabludowsky, lo leyó, y no sólo eso, lo recomendó a todo México por televisión, y aún más, la entrevistó, con una condición, que no se revelara su identidad. Así que apareció vestida de negro y con una bolsa en la cabeza.

Tan poderoso era el poder de la influencia ejercida sobre los televidentes de Jacobo Zabludowsky, que las ventas del libro se dispararon. Así, de esa forma tan fortuita, sucedió lo increíble, apareció un bestseller de la noche a la mañana que al menos en la 4ta edición logró 15,000 ejemplares más sobrantes para reposición.

Hasta la fecha se desconoce el verdadero nombre de la autora. Dicen que ya falleció, sin embargo de lo que sí puedo estar segura es que sus ejemplares arrancaron miles de sonrisas y carcajadas, que cumplió con todos sus lectores, cumplió con su momento, pero sobre todo cumplió con ella misma. Porque, “Anecdotario de una vida inútil…pero divertida” no es la gran historia, pero si una narración ágil y muy divertida para aquellos momentos en los que la vida te pide.

16037915

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.