fbpx

Por: Marcela Pasos

“La vida es una partida y hay que vivirla de acuerdo con las reglas del juego.”

J.D. Salinger fue un escritor estadounidense proveniente de una familia de una buena posición económica, sirvió en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial pero eso no le impidió seguir escribiendo. Comenzó a hacer públicos sus cuentos en el año de 1948 a través de “The New Yorker” y fue en 1951 cuando publicó su obra maestra “El guardián entre en centeno”, la cual tuvo un gran éxito desde el inicio hasta la actualidad.

El guardián entre el centeno es un libro que ha inspirado a diversos artistas para la realización de sus obras y ha marcado un punto clave en la literatura al haberse convertido en un verdadero clásico contemporáneo.

El libro nos narra la historia de un adolescente que lleva por nombre Holden Caulfield, quien nos cuenta lo que le sucedió en las navidades pasadas a partir de ser expulsado de la preparatoria Pencey en Pensilvania.

Holden era un chico con muchas inconformidades, muy pocas cosas le causaban felicidad y cargaba con un gran dolor en su interior debido a la pérdida de su hermano menor Allie, quien falleció de leucemia 3 años atrás del comienzo de su historia.

A lo largo del libro Holden va narrando sus diversos encuentros con amigos del pasado, con una prostituta, con maestros y con su pequeña hermana Phoebe, que es la única persona que merece la pena para él.

El personaje nos muestra la rebeldía, ansiedad y forma de ver la sexualidad de un adolescente contrariado pero al mismo tiempo consciente del mundo y las personas que lo habitan. A través del discurso de Holden podemos indagar e identificarnos con algún episodio de nuestra vida y caer en cuenta de que muchas críticas que un chico de escasos 17 años hace hacia la sociedad son ciertas, que probablemente no se ha hecho mucho por cambiar nada y que tal vez la situación en que nos encontramos ahora ha empeorado.

Por un lado podemos ver a Holden como un muchacho terco y engreído que sólo busca escaparse para no tener que enfrentarse a las consecuencias de sus actos pero con un discurso muy sincero; y por otro podemos tomar en cuenta del contexto en el que el chico vivía, de sus dolencias e inconformidades y analizar el por que de cada una de ellas, y de alguna forma espejear esto en nuestra vida diaria, caer en cuenta del contexto en que vivimos, inconformarnos con las injusticias e hipocresías que existen y no sólo quejarnos sino empezar a hacer algo al respecto.

El libro también señala las cosas hermosas de la vida que se ven reflejadas en la inocencia de Phoebe y en el hecho de que Holden quiera ser el guardián entre el centeno para cuidar esa parte del ser humano: la niñez.

tumblr_mcjgwz8jdc1rwtbsro1_12801

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.