fbpx

¿Te has percatado de que cada una de nosotras tenemos un cuerpo distinto? Sin embargo, a la vez compartimos ciertas características. Esto hace que cuando vamos a comprarnos ropa la misma prenda no se nos vea igual que a nuestra amiga; o que la marca que a mí me parece maravillosa a otras personas no les quede en los absoluto.
El arte de vestir cada tipo de cuerpo consiste en incrementar, disminuir, alargar o acortar visualmente las zonas que se deseen con el tipo de ropa, su ajuste, el largo de las prendas, los estampados y los accesorios.
Para resaltar tus atributos físicos y las zonas que deseas hacer notar o para hacer pasar desapercibidas las zonas que no quieres que se noten tanto (las zonas reto), debes conocer bien tu cuerpo.
Para determinar un tipo de cuerpo no sólo basta con verse al espejo. Deben tomarse en cuenta varios parámetros: estatura peso, escala ósea, medidas corporales, entre otros. Existen básicamente cinco formas de cuerpo femenino:

1. Reloj de arena
Este tipo de cuerpo es el que se clasifica como “perfectamente” proporcionado. Es el tipo de cuerpo “ideal”, el punto de referencia para los demás tipos de cuerpo.
Generalmente las medidas del contorno del busto y de las caderas son muy similares. Además posee una cintura bien definida, que es el punto de atracción (aproximadamente 26 cm. menos).

2. Triángulo o pera
Este tipo de cuerpo es igual al reloj de arena en la parte inferior de la cintura, pero es de hombros o busto angostos, posee una cintura pequeña y generalmente sus caderas y muslos son voluminosos y torneados.
Para equilibrar visualmente este triángulo y que se parezca más a un reloj de arena, debemos ensanchar el área de hombros un poco a fin de igualar la dimensión de las caderas.

3. Triángulo invertido
Este tipo de cuerpo es igual al reloj de arena en la parte superior de la cintura. Tiene hombros o busto anchos, aunque generalmente es de cintura pequeña y caderas y muslos esbeltos.
Para equilibrar visualmente a este triángulo invertido, debemos ensanchar el área de las caderas un poco para tratar de igualar la dimensión de los hombros. Este tipo de cuerpo es común en nadadoras o gimnastas, pero esto no excluye que otras mujeres puedan tenerlo.

4. Rectángulo
Este tipo de cuerpo es muy común entre las mujeres; posee una circunferencia similar de busto, cintura y caderas, lo que lo hace verse recto. Las caderas tienden a ser cuadradas y a menudo los brazos y piernas son proporcionalmente delgados. Un trasero plano también es común en este tipo de cuerpos.
Muchas veces, una mujer con cuerpo de reloj de arena, con la edad y los embarazos adquiere un cuerpo rectángulo, debido a que se ensancha la parte media del cuerpo.
Para equilibrar visualmente este cuerpo, hay que alargarlo visualmente.

5. Óvalo
Este cuerpo es el de una persona con sobrepeso, con una cintura indefinida, de mayor circunferencia que la del busto y las caderas. La mujer con este cuerpo tiende a ganar peso en el área del torso, sus caderas son anchas y los muslos superiores bastante anchos.
Para favorecer este tipo de cuerpo hay que alargar la figura y poner los puntos de atención en la parte de hombros y cabeza.
Éstos son parámetros en los que te puedes basar para tener una idea de tu tipo de cuerpo grosso modo. El espejo ayuda pero no es determinante ya que, como mencioné en un principio, en la identificación de un tipo de cuerpo deben considerarse muchas otras variables.
Conocer qué forma de cuerpo tenemos nos ayuda a saber qué parte de nuestro cuerpo resaltar, el tipo de accesorios y su localización, los estampados, sombreros o zapatos que nos ayudarán a vernos mejor, según el objetivo de cada una.
Se trata de que te digan: “¡Qué bien te ves!”, porque todo lo que usas está en armonía con tu estilo personal y tu cuerpo. No se trata de recibir comentarios como: “¡Qué bonitos vestido!”, ya que esto significa que lo que resalta es la prenda que traes puesta, aunque no es lo que a ti te favorece.

Por: Ana Rreynoso.

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.